La salud oral es un componente importante de las políticas del modelo sanitario que encara el Estado Plurinacional de Bolivia, por lo tanto necesita resolver la demanda de la población, que por años ha sido postergada. Para ello se necesita contar con estrategias que permitan avanzar en la construcción de alternativas de acción en la comunidad, mediante la participación social y la intersectorialdad, con el objetivo de garantizar la inclusión y el acceso a la salud de todas las personas, sin exclusión ni discriminación alguna.
El modelo de Salud Familiar Comunitaria Intercultural, reconoce y consolida el proceso de participación de las formas organizativas de la población, permitiendo actuar al equipo de salud y a los actores sociales en corresponsabilidad para la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución, seguimiento y control social de las acciones en salud. Esta interacción permite abordar los determinantes sociales de la salud: vivienda, educación, tierra, territorio, agua, producción, y otras, entendiéndose a la salud como “un completo estado de bienestar físico, mental y social y no solo a la ausencia de enfermedad”¹
En nuestro país la prevalencia de caries es del 95%, lo que hace que la demanda de la población sea muy grande, este estudio implica afrontar la problemática de forma directa. Los Consultorios Móviles Odontológicos tienen como objetivo llevar servicios de salud de manera directa y solidaria a las poblaciones excluidas socialmente que se encuentran alejados y sin acceso a centros de salud y/o hospitales, ni el beneficio de la seguridad social a corto plazo.